No necesitas café




¿Serías capaz de dejar de tomar café? Yo he podido dejarlo, aunque antes pensaba que no sería capaz. Siempre me sentía cansada y el café me ayudaba a sobrellevar el día. Lo tomaba a diario, como mucho dos y a lo largo de la mañana para que no me afectaran al dormir.

Y que conste que a mí me gusta el café. Además, tengo la tensión baja y me va bien. El problema no es el café. El problema es usarlo como combustible para poder seguir con la tarea de contentar a tu jefe, a tu familia, a tu vecina del quinto y al señor que te cruzas por la calle. Da la casualidad de que todos tienen tareas, expectativas y elaboradas opiniones sobre cómo debes comportarte. Y tú eres una chica muy, muy buena, o un chico majo y encantador, y haces caso a la gente porque te gusta que a tu alrededor la gente esté contenta y bien. Vas dejando de hacer lo que te gusta hasta que te olvidas de qué es, de quién eres. Intentando encajar, haces lo que crees que ellos quieren. Pero cada vez están menos contentos. Y cada vez están menos, en general, hasta que un día te encuentras solo. Y te preguntas por qué la gente es tan difícil de contentar. Y no sabes qué hacer.

La respuesta es ni más ni menos que hacer lo que te gusta. ¿Que nadie te apoya? Pues vete acostumbrando, sobre todo al principio. Cuando te recuperes a ti mismo y empieces a estar bien dejarás de intentar contentar a los demás, les tratarás de igual a igual y construirás relaciones verdaderas. Y además tendrás mucha más energía. Este tema lo desarrolla un proverbio zen bastante cabrón: si lo tienes, te lo doy; si no lo tienes, te lo quito.

Y tómate una taza de café, o dos, o veinticinco. Pero sólo mientras haces lo que a ti te dé la gana.

Baby, It's Cold Outside

Para combatir el calor infernal de estos días estoy engañando a la mente con canciones invernales. Por probar que no quede.

Hoy os propongo dejar las obligaciones de lado con Baby, It's Cold Outside, interpretada por grandes iconos de la canción, el cine y la vida en general como son:

Norah Jones



Bill Murray


Zooey Deschanel


Idina Menzel (aka Queen Elsa)



Manualidad infantil: manta de texturas

Hoy os traigo nuestra versión de una manta de texturas casera. En la guardería nos encargaron a cada familia un rectángulo para hacer una colcha grande. Al tratarse de un diseño regular podéis adaptarlo al tamaño que queráis.

Otros padres hicieron una playa en la que el mar era una textura, una palmera otra, un pulpo otra... Este enfoque me pareció un poco complicado y, como con niños pequeños siempre andamos mal de tiempo, pensé en repetir una misma forma (mariposa) variando las texturas.

El material base es fieltro de diferentes colores. Compré en un bazar un juego de trozos de fieltro tamaño folio que me está resultando muy útil para esta y otras manualidades que os iré enseñando. La base es un pliego de fieltro más grande, también del bazar.

Esta es nuestra mariposa favorita, en fieltro rojo con lunares de velcro rugoso y cuerpo de velcro suave. El velcro era adhesivo pero para mayor seguridad también lo cosí, me costó lo mío ya que la aguja se quedaba pegada.


En otra mariposa cosimos lunares grandes cortados de un lazo suavecito que había por casa.


En otra, bolas grandes compradas también en el bazar. Esta mariposa es la que quedó menos segura, no sé si las bolas resistirán a varios bebés brutotes.


Otra mariposa llevaba las alas de una tela que compramos el año anterior para un disfraz de troglodita.


No podían faltar los cascabeles.


Y por último otra mariposa con las alas rellenas de celofán para que sonaran al apretar.


Y este es el resultado final. ¿Os gusta? Lo mejor de este tipo de manualidades es que puedes reutilizar cosillas que tienes por casa.







¿Compras mucho o compras poco?



El caso es que mi hijo pequeño quería ayudarse de algo para empezar a andar. Cogió el carrito de la compra de juguete, empezó a andar y... se cayó para delante porque el carrito se movía demasiado rápido.

Metimos en el carrito los libros más pesados que encontramos y así quedó la cosa:


Mi hijo consiguió dar varias vueltas por el salón y yo pensé: "Ya tenemos un andador underbuyer".

¿Y de dónde viene semejante palabreja? De un antiguo artículo de Gretchen Rubin. Habla de dos formas opuestas de afrontar las compras:

- Overbuyer: compras ropa (para ti, para tus hijos, para regalar) que se acaba quedando sin estrenar. Llevas una ruta de tiendas cuando vas de viaje. Tienes especias y utensilios de cocina que apenas has utilizado.

- Underbuyer: vas a comprarte un abrigo cuando en las tiendas ya están con la ropa de primavera. Vas a una tienda, ves algo que te sirve, te gusta, puedes permitírtelo... pero no lo compras. Lavas la ropa deprisa y corriendo porque no tienes recambio.

Yo estoy en el espectro underbuyer. Me gustaría que todo lo necesario apareciese mágicamente sin tener que ir a comprar, y, sobre todo, que se donara o reciclara automáticamente en cuanto dejo de necesitarlo. Y tú, ¿dónde te sitúas? ¿Has vivido situaciones curiosas por comprar demasiado o demasiado poco?

Puedes leer también Vestir siempre igual y Sociología y culto al cuerpo.

Reivindicación del padre en la crianza


Gracias a este artículo he descubierto que, en Suecia, la baja por maternidad es de 16... meses. 60 días debe cogerlos el padre (de lo contrario se pierden). El 12% de los padres reparte la baja a partes iguales con sus parejas.

¿Qué motiva a estos padres a aparcar el trabajo o los estudios para quedarse con sus hijos?  Muchos reparten las tareas a partes iguales con sus parejas y simplemente hacen lo mismo con la baja (aunque recordemos que el 78% de los suecos no lo hacen). Otros quieren desarrollarse como padres en los primeros meses de vida del bebé, al no haber podido vivir las sensaciones del embarazo. En otros casos el padre asume gran parte de las responsabilidades en la crianza por problemas de salud de la madre.

 ¿Qué les aporta esta experiencia? Los padres afirman que:
- Se crean fuertes vínculos emocionales.
- Conocen mejor a sus hijos, su personalidad, sus necesidades.
- Sus hijos confían en ellos tanto como en sus madres, y acuden a ambos cuando algo les preocupa.
- Confían en su labor como padres.
- Comprenden mejor a su pareja.
- Cambian su ritmo de vida y tienen más tiempo para reflexionar.

Este último punto es interesante. Uno de los padres explica que su rutina diaria consiste en cocinar y jugar con su hijo. Otro afirma que para estar presente ha tenido que decir no a todo lo que consideraba que no podría gestionar durante la baja y que se exige menos a sí mismo.

Suena genial, ¿verdad?. Aunque no vivamos en Suecia y no podamos (o no queramos) cogernos una baja prolongada, parece beneficioso para todas las partes que el padre asuma una parte importante en la crianza.

Es necesario recordar que para que los padres puedan ocupar este espacio es necesario que nosotras lo dejemos libre. El padre puede bañar al bebé, portearlo, darle el biberón (ya, ya está, ya lo he dicho).

Reconozcamos también nuestra labor como madres. Es un motivo de orgullo sacar adelante a un bebé, no es razonable que queramos seguir manteniendo el mismo ritmo laboral y estar perfectas en todo momento.

Puedes leer también Ideales imposibles en la crianza y Madres tocando fondo.



Literatura infantil y juvenil para todas las edades




No temáis desembarcar en la zona infantil de vuestra librería o biblioteca más cercana para haceros con estos tesoros. Y ahora que sois mayorcitos, os ruego encarecidamente que los leáis en su idioma original:

El pequeño Nicolás

Perfecto para comprárselo a vuestros hijos y leerlo vosotros, aunque no sé si les hará mucha gracia que les regaléis libros en francés. Tierno y desternillante.

El Principito

Seguro que tenéis alguna copia rondando por casa. En el enlace va un pdf gratuito en francés, leed y comparad.

Ana de las Tejas Verdes

Para nostálgicos de la serie de televisión. En el enlace os dejo los pdf gratuitos.

Harry Potter

Las películas se dejan fuera taaaaantas cosas... Preparaos a adquirir vocabulario anglosajón.

Calvin y Hobbes

No os despistéis, ese cómic de un niño con su tigre de peluche no es para niños, es para vosotros y os va a encantar.

Mafalda

Por si queda algún despistado que no la conoce, en el enlace anterior están algunas de sus mejores frases. Dan ganas de hacerle una cuenta de Twitter.

¡Feliz día del libro!



Sociología y culto al cuerpo



Leo en Twitter: "Una modelo gana el premio Anagrama de Ensayo". Suena interesante, como la historia del futbolista notario. Fisgando en Google me encuentro lo siguiente:

Patrícia Soley-Beltrán fue modelo y presentadora de TV en los 80, y tras cerrar esa etapa no ha estado precisamente tocándose las narices. Ahora es doctora en sociología del género y el ensayo ganador del premio se titula "¡Divinas! Modelos, poder y mentiras".

Si, como yo, no habéis oído hablar de la sociología del género, para que veáis de qué se ocupa gente como Patrícia os dejo algunas frases que me han hecho reflexionar, extraídas de un librito que se puede descargar en pdf desde la web de la autora (el librito está en catalán, ha sido traducido burdamente por Google Translate y servidora):

- "Mientras que en las sociedades tradicionales la identidad personal era dada por la posición social del individuo, por su pertenencia a un gremio profesional y sus relaciones familiares, actualmente en las sociedades occidentales (y de forma gradual también en sociedades no occidentales), el cuerpo es el lugar desde donde se construye la identidad, ya que expresa nuestra capacidad de autocontrol y, mediante el cuidado que tengamos y nuestras opciones de consumo, se convierte en una especie de escaparate del estilo de vida y del estatus social del individuo".

- "Aprender a controlar el propio cuerpo y su aspecto exterior es, pues, la primera escuela de corporeidad de la identidad y de la conducta que rige todos los miembros de una sociedad".

- "Podemos ver, pues, que se espera que todos los miembros de una sociedad desarrollen un "trabajo corporal", es decir, un entrenamiento sofisticado realizado desde la infancia para dominar y regular nuestras funciones corporales, aprender las "buenas formas "sociales, cuidar nuestro cuerpo y presentarlo de forma adecuada, etc. En este sentido, todos somos trabajadoras y trabajadores corporales, e invertimos una cantidad considerable de dinero y tiempo para convertir nuestro cuerpo en un producto social aceptable"

- "Las modelos de moda se han convertido en ejemplos de glamour, entendido como un estado de bienestar económico, fama y felicidad, que se puede conseguir con la condición de dejarse guiar por las recomendaciones de la moda y la publicidad. "

- "Por tanto, el llamado "culto al cuerpo" no es una cuestión baladí, una obsesión estética "superficial"; al contrario, la preocupación por lograr un cuerpo según los patrones estéticos imperantes obedece a la necesidad de los miembros de cualquier sociedad de representar ideales sociales y de autorregularse para lograr la integración social y la autoestima"

En Youtube encontramos también una ponencia de Patrícia hablando del esteriotipo de Barbie y de su historia personal:


Espero que os haya picado la curiosidad por la sociología del género y la obra de Patrícia tanto como a mí.

También puedes leer Vestir siempre igual.